Tortosa

Tortosa, que fuera ‘Turtuxa’, taifa musulmana del 1035 al 1148, es una preciosa ciudad rodeada del esplendor silencioso y perfumado de miles de hectáreas agrícolas. La antigua villa está enclavada en un sitio estratégico, dominando sus tierras fértiles y la desembocadura del Ebro, el río más caudaloso de España.

A pesar de haber sido prácticamente destruida durante la Guerra Civil, el casco antiguo de Tortosa resulta bello y sugestivo, lleno de edificios de los más variados estilos bajo la sombra poderosa del milenario castillo árabe de la Zuda. La magnífica Catedral de Santa María, consagrada a mediados del 1500, el Convento de Santa Clara, fundado en 1283 y la original Lonja son góticos, mientras que aquí y allá sorprenden huellas árabes y renacentistas entre espectaculares edificios y palacios modernistas.

Posee un conjunto histórico de notables dimensiones con un gran repertorio monumental, con todo tipo de construcciones o restos arquitectónicos de especial interés.

Tortosa tiene un encanto especial que la hace única: sus calles, su gente, el patrimonio histórico y artístico con el que cuenta, los paisajes que la rodean, el río Ebro, los acontecimientos que se celebran, las fiestas que se viven, la gastronomía que nos ofrece, la oferta comercial que posee… ¡Ven y disfrútalo!